miércoles, 11 de febrero de 2009

CRITERIOS GENERALES PARA LA CONSTRUCCION DE AGRUPAMIENTOS SINDICALES










Criterios generales para la construcción de Agrupamientos Sindicales

Por Tendencia Sindical Libertaria

En la perspectiva del cambio social, revolucionario, entendemos que las organizaciones de base de los trabajadores/as ocupan un rol vital e irremplazable. Con este marco general, impulsar y dinamizar la organización de los compañeros/as en nuestros ámbitos laborales es una tarea a la cual debemos destinar gran parte de nuestro esfuerzo militante.
¿Cómo agruparnos?¿Cuándo?¿Con quien? La idea del presente texto es dar unas orientaciones generales para construir instrumentos de y para los trabajadores/as en sus laburos. Como toda orientación general carece de profundidad para un ámbito de trabajo particular. Adecuar estas líneas para un ámbito específico será tarea de cada militante, con el apoyo de la tendencia.

Arrancando desde la nada

En el inicio entendemos vital buscar compañeros/as para agruparse de alguna manera, solo es imposible hacer nada. Todo enfrentamiento con la patronal debe ser de conjunto, solos somos "carne de cañón". Por otro lado partimos de la base de que la conciencia política de nuestros compañeros/as de trabajo generalmente es pobre, en una perspectiva clasista. El criterio ideal para armar una agrupación es que esté integrada por compañeros que sean solidarios, luchadores, honestos, laburantes. En cualquier laburo abundan compañeros con esas características, la cuestión es que no ven la necesidad e importancia de agruparse para plantarse de conjunto ante la patronal.
Si bien lo anterior es una base y representa una línea amplia o no sectaria de construcción, nunca debemos perder de vista el clasismo, la solidaridad, la acción directa, la democracia de base y la independencia del estado, la iglesia y los partidos políticos en gral. Al hablar de clasismo entendemos priorizar el interés histórico del conjunto de los trabajadores/as, con su contenido anticapitalista y antiimperialista. Si bien no es fácil desarrollar estos contenidos, representa la orientación a llevar.
Una consideración especial necesita la militancia de izquierda partidaria. En el caso de compartir nuestro tiempo laboral con ellos, es interesante el acercamiento pero no es imprescindible. No todas las corrientes tienen los mismos criterios. Muchas veces los conflictos nos llevan a juntarnos y eso lo debemos ver como el puntapié inicial para un agrupamiento más amplio.
A la par de buscar compañeros/as, es importante caracterizar el ámbito laboral en general (metalúrgicos, estatales, gráficos, etc.) y particular (el espacio diario de trabajo). También la tradición o experiencias de lucha de los mismos, el rol del delegado, la relación con el sindicato, la relación de fuerzas con la patronal, entre otros puntos. Esto nos permite formar un criterio para ver como movernos.
Todo apoyo externo a cualquier compañero inserto en un trabajo específico (pintadas, volanteadas) debe tener en cuenta lo anterior.

¿Con quién nos agrupamos?



¿Qué temáticas trabajar?

Hay que focalizar en uno o dos temas sentidos por el conjunto y sentar posición sobre eso, no conviene diversificar mucho, en todo caso se puede hacer un boletín, y ahí si tocar varias temáticas.
Determinar los temas a trabajar merece a veces un análisis detenido. Seguridad e higiene, acoso laboral, herramientas legales, salario muchas veces son de interés, hay que fijarse cuál es el más sentido por el conjunto y hacer eje en ese. Como criterio general debemos ver las contradicciones que se desarrollan entre los trabajadores y la patronal, ver qué temas se pueden encarar de forma inmediata y de resolución positiva. También fomentar procesos y/o herramientas de democracia directa (participación desde las bases).
Acá vemos la importancia de la información, o sea estar al tanto de datos generales de importancia en el ámbito (convenios colectivos, legislación sindical) y la formación, o sea capacitación técnica (o en caso de no tenerla saber a quien recurrir).

Objetivos de una agrupación




Como libertarios nuestro objetivo inmediato debe ser generar organismos de los/as trabajadores/as que sirvan para luchar por sus intereses y aporten para construir desde hoy otro tipo de relaciones sociales en el sentido de un mundo sin oprimidos ni opresores. O sea instrumentos de los trabajadores/as que permita construir otro tipo de poder, que permita revertir la relación de fuerzas entre los trabajadores/as y la burguesía a favor de los primeros.
Si bien la dinámica nos demuestra que generalmente es difícil desarrollar de entrada una línea anticapitalista, avanzar en las contradicciones antes señaladas buscando la participación y decisión del conjunto de los/as trabajadores (teniendo en cuenta sus propios intereses) nos permite avanzar lenta pero firmemente en una dirección anticapitalista. Por lo tanto aunque no sea explicito la agrupación debe ser anticapitalista, o sea que entienda que los intereses de trabajadores y patrones son contrarios y no hay conciliación posible, que es una lucha que va a existir mientras existan las clases. Esa postura implica una manera de ver el mundo.
La agrupación gremial, en el caso de no contar con el sindicato, cuerpo de delegados u otra instancia orgánica (en otros casos aun contando con el mismo) será la herramienta que intentara de que la lucha no sea sólo gremial sino más política. En este sentido es que hablamos de que la misma aporta a la toma de conciencia del resto de los compañeros/as, o sea que estos se hagan cargo y resuelvan sus problemas desde sus propios intereses, acercando estos procesos en la mediada de lo posible a los ámbitos laborales diarios. La organización que se da en estos niveles es una medida del desarrollo de conciencia. En forma complementaria, la agrupación gremial, es la que intentará trascender del ámbito laboral, vinculando al mismo con el resto de los trabajadores/as de otros ámbitos, aportando experiencias de lucha.
Batallar para que el funcionamiento de las agrupaciones y sindicatos en las que participamos practiquen de verdad la democracia directa, o sea se fomente la participación y la toma de decisión. El combate contra la burocratización y la burocracia es un proceso continuo. Los estatutos de la inmensa mayoría de los sindicatos son profundamente antidemocráticos, hechos a la medida de la burocracia sindical peronista.






Acerca de la construcción subterránea

Es cierto que existen ámbitos laborales donde es posible la construcción pública de agrupaciones. Esto es a lo que apuntamos como herramienta. Pero en el mayor de los casos, es un derecho a conquistar y defender, y es necesaria la construcción subterránea, para evitar despidos, traslados y persecuciones, y para evitar el retraso de la organización.

Hay que ser conscientes de que en este tipo de lucha son inevitables los despidos, pero una cosa es que tengamos bajas en medio del combate y otra es que salgamos antes de la pelea a pasearnos por la trinchera contraria a mojarle la oreja al enemigo. Esto es lo que se hace en las reuniones abiertas a la vista de la patronal y la burocracia.
Por lo tanto la agrupación debe ser sostenida con una agitación sistemática desde afuera, ello nos permitirá detectar posibles buchones, reagrupar compañero/as sueltos, denunciar atropellos de la patronal en volantes, boletines, pintadas, etc.

Tenemos que ser conscientes de que la patronal y la burocracia tienen mucha torta en juego y que no van a permitir alegremente que los trabajadores se la disputemos así nomas. En varias fábricas la patronal llegó a ofrecer a los supervisores un premio al que ubique a los activistas, después del revuelo causado por los materiales distribuidos desde afuera con información que sólo se puede manejar desde adentro.

No hay que olvidarse que la burocracia está acostumbrada a tratar con organizaciones que intervienen a “cara descubierta”, las cuales se saca de encima con el simple trámite de entregarle la lista a la patronal para que las eche.

Es vital la confianza que le tengamos a los compañeros/as que invitemos a la agrupación, para evitar enviados de la patronal o de la burocracia. A veces hay compañeros/as con mayor antigüedad o con inmunidad gremial que pueden ser la cara visible de estos agrupamientos, y están mejor posicionados para acercar nuevos compañeros hasta que el colectivo caracterice que se puede sumar a esta construcción, sin exponer a los demás en caso de una buchoneada.

No vemos este tipo de construcción como un fin, sino como un medio de acumulación y resistencia hasta lograr la correlación de fuerzas necesaria como para dar una lucha a cara descubierta. Debe ser organizada a escala de todas las secciones, capaz de palpar el ánimo de lucha de los compañero/as del conjunto de la planta, hasta en los últimos rincones. La única manera de no correr detrás del espontaneísmo es construir una base sólida y una red segura que articule al conjunto de los compañeros/as.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada